Remedio natural antiedad: las zarzamoras

Remedio natural antiedad: las zarzamoras

El paso del tiempo se nos nota a todas, en esas arruguitas que nos salen al final de los ojos, en la hidratación de la piel, en lo tersos que están nuestros músculos faciales. Nos miramos de tanto en tanto al espejo, tratando de encontrar ese nuevo cambio en nuestra expresión. Y, quizás equivocadamente -seguramente por no querer aceptar el paso del tiempo, por no querernos lo suficiente como para ver que seguimos siendo igual de valiosas independientemente de nuestro físico- miramos con tristeza esa evolución hacia la vejez.

Las empresas lo saben, y se lucran gracias a ello. De hecho, en supermercados, farmacias o en centros de estética, nos venden cremas, ampollitas diminutas o pastillitas, que nos ofrecen al modo de productos milagrosos a cambio de un precio desorbitado. Y lo más curioso de todo es que los compramos, que nos dejamos veinte, cincuenta, cien, doscientos euros o lo que haga falta -todo depende de nuestro poder adquisitivo y de nuestro nivel de obsesión por nuestro aspecto. Si estos dos últimos factores son suficientemente elevadas, a lo mejor incluso pagamos tratamientos de belleza “revolucionarios” que no sabemos si serán efectivos, pero sí sabemos que revolucionarán nuestros bolsillos.

Lo más increíble de todo, es que tenemos pequeñas cosas a nuestro alrededor que son tan o más efectivas que esos productos “milagro”. Y lo mejor, gratis o a precios muchísimo más bajos, depende de cómo las adquiramos.

En los países mediterráneos por ejemplo abundan las plantas de la zarzamora, hay tantas en el campo que apenas damos valor a sus frutos. Pero es todo un error, pues tienen propiedades para la salud que ya quisieran muchos de esos cosméticos que compramos habitualmente. Es en verano, entre agosto y septiembre cuando las zarzamoras están en su punto óptimo, cuando están maduras y dulces, es entonces cuando las recolectan y cuando conviene más consumirlas. Las puedes también comprar congeladas, pero están más sabrosas cuando se recolectan en estado salvaje.

¿Por qué zarzamoras?

Está demostrado científicamente que es uno de los alimentos con más poder antioxidante que existen. ¿Y eso qué significa? Pues que contienen vitaminas que cuidan tus células contra la degeneración propia del tiempo y de los contaminantes.

Este efecto antioxidante no es sólo beneficioso en cuanto a la conservación de tu piel y de tu estética, hay algo aún más importante, y es que al conservar en mejor estado tus células, previene el cáncer y procesos degenerativos cerebrales como es el Parkinson y el Alzheimer. Hay investigaciones que afirman resultados satisfactorios en la cura del VIH y de la hepatitis C.

Las zarzamoras tienen propiedades anti-inflamatorias y evitan infecciones bacterianas y víricas. Mantienen los niveles de azúcar a raya, tal y como ocurre con la avena, por lo que son super recomendables para diabéticos y para aquellos que traten de perder peso. ¡Y encima están buenísimas! Las puedes agregar a tu bol de cereales de cada mañana, en mermelada, postres o solas.

 

 



Publicado por
Publicado el

No hay comentarios!

Deja un comentario

Note: Los comentarios en esta pagina son del punto de vista de los autores, y no necesariamente los de los administradores de Comosehaceencasa.com. Se ruega no usar profanidades, adoptar conductas inapropiadas o hacer spam. Nos reservamos el derecho a eliminar comentarios sin aviso previo si incumplen estas condiciones.

*
*