Reducir barriga: qué forma tiene tu vientre?

Reducir barriga: qué forma tiene tu vientre?

El tipo de barriga que tienes puede deberse a diversos factores, no sólo genéticos, por lo que cada tipo de barriga se trata de un modo diferente. Ya te avisamos que el ejercicio físico es lo más efectivo para solucionar el problema, milagros a Lourdes.

Cada cuerpo es diferente, especialmente si hablamos de vientres. Y es que si bien casi todos tenemos algo de grasa en la barriga, la verdad es que cada uno tiene una barriga con una forma distinta. Para reducir barriga primero tienes que observarte.

Barriga de neumáticos

Son los michelines varios que se te forman en la barriga y, cómo no, se deben a un estilo de vida sedentario. Es común en quienes tienen trabajos de oficina o que, por algún motivo, están sentados la mayor parte del día. Es posible que venga acompañado por un consumo excesivo de alimentos azucarados y harinas. Además de la barriga, tienen exceso de peso en sus piernas y caderas.

Consejos para reducirla:
Reduce el consumo de azúcar, y no sólo hablo de azúcar blanco del que te echas en el café con leche, también de las harinas, pues todas ellas se procesan como azúcar. Adiós al pan, a las galletas, a las rosquillas del desayuno, a las pizzas, refrescos, ketchup y refrescos. Y sí, dentro de refrescos está la cervecita esa que te tomas al llegar a casa. Nadie dijo que fuera fácil. Olvídate del alcohol en general.

Ah, y aunque no lo creas, los productos light son tus peores enemigos. Te dicen que tienen pocas grasas pero les añaden azúcares, sal y otros condimentos industriales que no vas a metabolizar bien y se te van a acumular al instante. Hay algo que nos han enseñado incorrectamente las dietas de adelgazamiento y es a contar calorías de forma obsesiva. Olvídate de eso, de verdad, sólo preocúpate en comer todo tipo de nutrientes en dosis reducidas. Si te nutres pero consumes menos cantidad de comida, además de estar más sano, tu vientre empezará a empequeñecerse y a volver a su volumen original.
Barriga por estrés

Si eres demasiado responsable y perfeccionista tienes un problema.  Querer que todo sea perfecto, cuando la vida en sí misma no lo es, ni todo se va a ajustar a los patrones que consideras ideales, es un error porque te va a producir ansiedad y nervios. Para más inri es posible que sufras de colon irritable. Tu problema es que saltas comidas, comes demasiado rápido, comes por impulso y ni siquiera masticas bien lo que pasa por tu boca.

Consejos para reducirla:

Asegúrate que duermes adecuadamente. Las personas que duermen más producen más leptina, la hormona que regula el apetito y el metabolismo.
Aprende métodos para relajarte y disfruta más de los momentos de calma.
Deja de tomar café, té o Coca Cola.
Barriga de embarazada

La tienes si hace poco que diste a luz. Se necesitan al menos seis semanas para recuperar su forma original, así que no te agobies.

Consejos para reducirla:
Toma ácidos grasos omega 3.
Date masajes suaves en la barriga e intenta hacer yoga o pilates.
Hacer ejercicios de piso pélvico para bajar tu abdomen, así se moldeará todo desde dentro hacia afuera. Contrae y relaja los músculos pélvicos veinte veces, en cinco sesiones al día.

 

Barriga hinchada

Las barrigas hinchadas acostumbran a estar planas durante las primeras horas de la mañana, pero durante la tarde se inflaman por gases o indigestión. Ocurre por intolerancias alimentarias, alergias o mala digestión.

Consejos para reducirla:

Las intolerancias alimenticias más comunes son los lácteos y el gluten. Trata de averiguar si es alguna de estas. Puede que seas alérgico a los huevos, a alguna fruta o fruto seco, siempre puedes hacerte un test de intolerancias.

Haz deporte cardiovascular para mejorar tu estreñimiento. Bebe más agua y toma más fibra.

 

 



Publicado por
Publicado el