¿Qué hago para que mi hijo duerma?

¿Qué hago para que mi hijo duerma?

Que tu hijo no descanse adecuadamente le afecta a él y a todos los que lo rodean. Un niño que no duerme bien no rinde como debiera en la escuela, está más alterado, más suspicaz y está más sensible y quejicoso. Para evitar esto hay algunos trucos que pueden ayudar a que duerma mejor y se levante más descansado.

  • Haz que respete una pauta horaria de sueño. Que se levante y se acueste siempre a la misma hora crea un hábito en su reloj biológico. Poco a poco el cuerpo le irá pidiendo irse a dormir a la hora de siempre.
  • Enséñale a escuchar música instrumental tipo zen o clásica, a autorelajarse con ella. Ponle esa música cada vez que se vaya a acostar, a un volumen bajo, para que su cerebro asocie esas notas con el momento de descanso. Escoge melodías con ritmos relajantes -hay audios en Youtube o en librerías de música en Internet con sonidos de lluvia y de agua corriendo por un río. A menos que estés intentando que deje de hacerse pipí en la cama, el sonido del agua es un tranquilizante más que efectivo en personas de todas las edades.
  • Evita que vea videojuegos, películas, series de televisión o cualquier contenido que pueda enervarlo durante las horas previas a irse a la cama.
  • Una táctica tradicional, y muy buena, para dejar a tu hijo profundamente dormido es leer cuentos. Hasta los cinco años más o menos, que es cuando le enseñan a leer textos en el colegio, tendrás que narrarle tú el cuento. A partir de esa edad, cuando tú ya veas que es capaz de leer poco a poco, anímalo a que sea él quien lea en voz alta el cuento. Puede que haya muchos días que le dé pereza, pero si de lo que se trata es de cansarlo, tendrás que insistir en que quieres que sea él quien lo haga. Hazlo cada noche, a modo de costumbre. Puedes utilizar aquellos libros gruesos para niños de 365 cuentos o cualquier recopilatorio de cuentos breves; no sólo lo cansarán sino que ayudarás muchísimo a su capacidad de comprensión lectora y a su facilidad para la lectura. Créeme que con los años te lo agradecerá. Además, es un momento perfecto para compartir un rato de conexión con tu hijo.
  • Hazle beber un vaso de leche caliente antes de irse a dormir, la leche tiene propiedades relajantes.
  • Evita que tome cenas muy pesadas antes de acostarse. Con una tortilla francesa o un trocito de carne o pescado a la plancha y algo de guarnición de vegetales ya es suficiente. Si come legumbres, un plato rebosante de pasta, arroz o algo picante es muy probable que no lo digiera bien y que tenga pesadillas luego.
  • Anímalo a que haga algún deporte durante el día.
  • Habla con él en confianza e intenta saber detalles de cómo le va en la escuela o en sus actividades extraescolares. Quizás haya algo que le preocupe.
  • Asegúrate de que ninguno de sus hermanos, o incluso vosotros como padres, podáis transmitirle vuestro propio nerviosismo.
  • Si tienes que regañarlo, tendrás que hacerlo de forma serena. Quizás no te veas capaz, pero en ese caso deberá ser un reto personal para ti aprender a decirle las cosas en un modo firme pero calmado, sin chillar ni formar ningún drama.

 

 



Publicado por
Publicado el

No hay comentarios!

Deja un comentario

Note: Los comentarios en esta pagina son del punto de vista de los autores, y no necesariamente los de los administradores de Comosehaceencasa.com. Se ruega no usar profanidades, adoptar conductas inapropiadas o hacer spam. Nos reservamos el derecho a eliminar comentarios sin aviso previo si incumplen estas condiciones.

*
*