Por qué engordo si no como apenas

Por qué engordo si no como apenas

No son pocos los que se preguntan: por que engordo si como poquísimo, si conozco a mucha otra gente delgada que come muchísimo más que yo. Dejando a parte tu genética, hay otros factores que pueden estar causando ese sobrepeso sin que apenas te des cuenta.

Si te das cuenta hay muchas dietas que se basan en el consumo de proteínas para perder peso, y es que desde hace décadas, todas las investigaciones en esta materia apuntan a que el consumo excesivo de carbohidratos es lo que hace engordar a la mayor parte de la población. En realidad, no son las calorías las causantes de nuestro aumento de peso, sino el exceso de insulina que segregamos al ingerir determinados alimentos y la mala digestión de los mismos. Todo aquello que tu cuerpo no sepa metabolizar, lo va a acumular en forma de toxinas y grasa.

La insulina es una hormona que segrega el páncreas y es esencial para que el cuerpo absorba los nutrientes de los alimentos y nuestro sistema inmunológico se mantenga fuerte. Una de sus funciones principales es absorber los glúcidos o hidratos de carbono de los alimentos y estos hidratos de carbono son contenedores de energía que se liberan con la oxidación de sus moléculas. Esta energía es el alimento principal de las células de tu cuerpo ya que es rápida de absorber (los lípidos o grasas también es energía, pero se absorben más lentamente).  El problema es que cuando consumes demasiados carbohidratos, segregas demasiada insulina y ésta controla que las células no liberen grasa, sino muy al contrario, que sigan almacenando más energía.

En el momento en que los niveles de glucosa en sangre son mínimos, es decir, cuando reducimos el consumo de carbohidratos al máximo, segregamos una hormona llamada hiperglicémica que acude a los depósitos de energía de las células y se detiene la producción de insulina. La grasa que tenemos almacenada se transformará poco a poco en energía y así iremos perdiendo peso y volumen.

Esto que parece tan fácil, no es saludable si lo llevamos al extremo, pues nuestro cerebro y nuestro sistema nervioso necesitan glucosa para funcionar correctamente. El objetivo pues, si queremos reducir peso, es controlar la cantidad de glucosa en sangre para que no segregue picos de insulina y permita que nuestras células liberen la energía que almacenan en forma de grasa. Para aprender a controlar el nivel de glucosa de aquellos alimentos que ingieres, echa un vistazo a esta tabla glicémica.

 

 



Publicado por
Publicado el

Un comentario

Deja un comentario

Note: Los comentarios en esta pagina son del punto de vista de los autores, y no necesariamente los de los administradores de Comosehaceencasa.com. Se ruega no usar profanidades, adoptar conductas inapropiadas o hacer spam. Nos reservamos el derecho a eliminar comentarios sin aviso previo si incumplen estas condiciones.

*
*