Pimientos asados en conserva

Pimientos asados en conserva

Un delicioso acompañamiento para carnes y pescados son los pimientos asados adobados con varias especias y conservados en aceite de oliva. También son perfectos para comer como entrante, con un buen queso de cabra fundido encima, un poco de orégano, aceite de oliva y unas tostaditas de pan crujiente. Nadie se resiste a eso.

 

Ingredientes:

1kg de pimientos

6 dientes de ajo

Sal

Aceite de oliva

Orégano y pimienta(opcional)

 

 

Cómo elaborar pimientos asados:

Si tienes una parrilla para asar carne, te será fácil asar los pimientos en ella, de hecho mucha gente aprovecha cuando hace una barbacoa para asar los pimientos en las ascuas restantes. En caso de que no dispongas de barbacoa, puedes hacerlos en el horno.Tan sólo tienes que engrasar con un poco de aceite las bandejas del horno, colocar los pimientos ya limpios encima, precalentar el horno a 180 grados y asar a esa misma temperatura los pimientos durante media hora. Abre el horno entonces, dales la vuelta y deja cocer durante veinte minutos más. Verás que quedan tiernos, que han perdido prácticamente todo el agua y que la piel se ha tostado. Apaga el horno entonces y deja que los pimientos reposen en el interior entre diez y quince minutos.

Sácalos del horno y deja que enfríen. Cuando hayan perdido el calor, los colocas bajo el grifo del agua fría y les retiras la piel. Cuanto más fríos estén será más fácil retirarla. Escurre bien la carne del pimiento.

Corta los pimientos en tiras de un centímetro de grosor, vigilando de eliminar cualquier rastro de las pepitas que tiene el pimiento en el interior.

Coloca las tiras en un bol. Échale sal (según tu gusto), el ajo cortado a cubitos tan pequeños como puedas hacerlos, y de forma opcional una pizca de orégano y otra de pimienta.

Si vas a comerte el pimiento de inmediato, únicamente deberás agregarle un buen chorro de aceite de oliva, remover bien y listo. Si lo que quieres es hacer conserva, ponlo en botes de mermelada o de otras conservas que hayas comprado y que estén bien limpios y sin olor, cubre todo el pimiento con aceite y cierra bien la tapa. Estando en aceite puedes conservar los pimientos fuera del frigorífico durante un par o tres de semanas. Si lo que quieres es conservarlos durante más tiempo, tienes que introducir los botes ya cerrados en agua hirviendo durante 20 minutos. Estarán perfectos cuando abras los tarros, habrán macerado con la pimienta y el orégano y tendrán un aroma exquisito.

 

Producto disponible en Amazon.es

 



Publicado por
Publicado el