Mi hijo tiene celos

Mi hijo tiene celos

Mi hijo tiene celos de su hermano, de su primo, del bebé de un amigo que acaba de nacer. ¿Qué puedo hacer?

Ciertamente es algo que entra dentro de lo normal, que ocurre con frecuencia porque es algo casi lógico que los niños no quieran perder la atención y el amor de sus padres. Es un miedo, un miedo muy humano, y sólo podrá curarse cuando el niño vea que no hay nada que temer. Mientrastanto, para que esa sensación de tu hijo no lleve a actitudes que puedan afectar negativamente al resto de la familia, o se vuelva una obsesión en él, deberías tomar ciertas precauciones:

  • Si es que vais a tener un bebé en casa, avisa a tu hijo de que va a tener un hermano desde el inicio del embarazo. Que vea toda la evolución de su hermano y tenga tiempo para mentalizarse de que va a haber otro niño en su casa.
  • Haz partícipe a tu hijo del cuidado de ese bebé. Que aprenda a lavarlo, a cambiarlo, que aprenda a hacerlo suyo y a quererlo a su modo.
  • Recuérdale que debe protegerlo, que él es el mayor y que el pequeño lo necesita. Esto le hará sentirse fuerte y al pequeño débil, por lo que su sensación de miedo se disminuirá.
  • Si el bebé va a ser su hermano es conveniente que él decida algunas cositas sobre los preparativos de la casa para acoger al bebé. Que elija el color de la habitación del bebé, que escoja entre dos carricoches que os gusten, entre un listado de nombres que hayáis preseleccionado los padres. Que se sienta partícipe, vamos.
  • Recordarle que aunque nazca un bebé, él va a ser igual de importante para todos como lo ha sido hasta ahora, que aunque todos cuiden y mimen al bebé, a él lo van a seguir queriendo tanto o más que antes.
  • Cuando se produzca algún episodio de celos, facilitar que el niño hable de lo que siente para que tome conciencia de lo que está pensando y sintiendo. Sólo así podrá reflexionar sobre ello.
  • Como padres tenéis que tener en cuenta en todo momento las distintas necesidades de vuestros hijos, tanto afectivas como psíquicas y materiales. Cuida de que no sienta carencia de ninguna de esas atenciones.
  • Si el motivo de los celos de tu hijo no tiene un motivo, que es tan solo una pataleta, no entres en explicaciones racionales, no va a servir de nada. Sólo tienes que escuchar a tu hijo, que se sienta comprendido y no juzgado, hazle ver que te preocupa que él esté sufriendo. Aún así, si está mostrando una mala conducta, no lo premies con besos y abrazos. Escúchalo sin premiarlo.
  • No hagas comparaciones entre los primitos, hermanos o amigos. Cada uno es único y especial.

 

 



Publicado por
Publicado el