Masa de pizza casera

Masa de pizza casera

Si te gusta la pizza (vale, ¿y a quién no le gusta?) te recomiendo que pruebes a elaborarla en casa, verás que tiene muchísimo más sabor, que puedes incorporarle tantos ingredientes como quieras, que puedes hacerla del sabor que desees (¡Pon en marcha tu creatividad!) y que puedes hacerte una en el momento del día que se te antoje. Pero esas no son las únicas ventajas, además podrás alimentar a tantas personas como quieras a un precio bajísimo y, sobre todo, comer de una forma mucho más sana que cualquier otra pizza que compres envasada o en una cadena de comida rápida. En un pizza casera tú controlas el tipo de aceite que usas, la levadura, la calidad de los ingredientes y ¡no pones aditivos químicos! Así que ahórrale a tu cuerpo una nueva dosis de estabilizantes, colorantes y conservantes que lejos de aportarte nada, te enferman.

 

Ingredientes para masa de pizza:

400gr. de harina (si puede ser semolina de trigo duro, mejor)

1 vaso y medio de agua caliente

2 cucharaditas de sal

aceite de oliva

10gr. de levadura fresca de panadero

 

¿Cómo hacer la masa?

Es muy sencillo. Añade todos los ingredientes a un bol añadiendo la levadura en el último momento. Mezcla bien y amásalo, que no queden grumos. Cubre la masa con un paño y déjala reposar durante una hora en un lugar lo más cálido posible.

Lo que le añadas a la masa depende de lo que te apetezca comer y de tus gustos. Aunque, si no se te ocurre nada, te pongo mi propuesta, que es justamente la que aparece en la fotografía:

 

Ingredientes:

2 cebollas pequeñas

8 tomates

2 frankfurts

100gr. de maíz

200gr. de queso curado en polvo

150gr. de mozzarela fresca

 

Procedimiento:

  1. Sofríe la cebolla a fuego lento hasta que esté dorada y tierna. Añade el frankfurt cortado a láminas.
  2. Corta los tomates a dados pequeños y añádelos a la sartén. Sigue friendo a fuego lento hasta que se haya evaporado el agua. Remueve de vez en cuando para evitar que se pegue.
  3. Saca la bandeja del horno y pon a calentar el horno a 200ºC.
  4. Espolvorea harina por tu mesa de trabajo.
  5. Echa la masa sobre la mesa. Amásala hasta formar una bola y estira la bola con un rodillo dándole la forma que desees (yo la he hecho cuadrada porque he querido aprovechar toda la superficie de mi bandeja de horno).
  6. Engrasa la bandeja con aceite y pon la masa sobre la bandeja.
  7. Cubre la masa con la salsa y por encima dispersa el maíz, la mozzarela fresca a trozos y el queso curado.
  8. Ten la pizza unos 20 minutos en el horno y finalmente dale un toque de cinco minutitos de grill si te gusta que quede dorada por encima (el día que hice la pizza de la foto no le puse grill porque prefería conservar la mozzarela fresca como estaba, pero si te gusta puedes dorarla unos minutos.)

¡Y ya está! Me apuesto lo que quieras a que no va a quedar ni un trozo en la mesa, y si queda, mañana desaparece mágicamente antes de que abras la nevera.

 

 



Publicado por
Publicado el

No hay comentarios!

Deja un comentario

Note: Los comentarios en esta pagina son del punto de vista de los autores, y no necesariamente los de los administradores de Comosehaceencasa.com. Se ruega no usar profanidades, adoptar conductas inapropiadas o hacer spam. Nos reservamos el derecho a eliminar comentarios sin aviso previo si incumplen estas condiciones.

*
*