Lentejas con longaniza

Lentejas con longaniza

Uno de los productos estrella de la cocina mediterránea, considerada desde hace mucho como la cocina más saludable del mundo, son las legumbres. Los Garbanzos, las lentejas o las judías secas entre otros son algunos de los alimentos más completos que existen. Todas ellas, aunque a porcentajes distintos, son un gran aporte de proteínas vegetales, de carbohidratos complejos y de grasas óptimas para el funcionamiento de nuestro cuerpo. Hace años nuestros padres y abuelos las ingerían de forma habitual, pero por motivos puramente comerciales (las legumbres tienen un bajo costo y no suponen tanto negocio como otros productos) su consumo no se ha promovido nunca y han quedado devaluadas para muchos. En muchos países las legumbres son una comida de pobres –cuando nutricionalmente son más ricas que cualquier harina o alimento procesado.

Las legumbres son garantía de comer sano, barato y rico, así que os traigo mi receta favorita con lentejas: las lentejas con longaniza.

Ingredientes (para 3 personas):

1 calabacín pequeño

300gr de longaniza de cerdo picante

300gr de lentejas pardinas (las más pequeñas)

1 cebolla

Aceite de oliva

250ml de tomate triturado

2 cucharadas de nuez moscada

1 cucharada de pimienta negra

Sal al gusto

Preparación de las lentejas con longaniza:

Corta la cebolla en daditos pequeños.

Sofríe la cebolla en una olla a fuego lento hasta que esté tierna y dorada.

Echa la nuez moscada y la pimienta y remueve bien.

Corta el calabacín a dados y añádelos al sofrito. Cubre la olla y deja cocer removiendo cada poco.

Añade la longaniza cortada a láminas de 1cm de grosor. Únelo al resto del sofrito con una espátula de madera y agrega las lentejas. Vuelve a remover.

Vierte el tomate triturado en la olla y tres vasos de agua caliente. Remueve y deja que cueza con la olla tapada hasta que la lenteja esté tierna. Las lentejas consumen mucha agua así que asegúrate de que siempre esté acuoso. Si ves que le falta caldo, vuelve a añadirle un vaso de agua. Agrégale sal al gusto.

 

Cuando apagues el fuego, deja que la olla repose durante unos cinco minutos antes de emplatar.



Publicado por
Publicado el