Leche de almendras: beneficios y elaboración

Leche de almendras: beneficios y elaboración

La leche de almendras es una bebida ideal por varias razones:

  • Es perfecta como sustituto de la leche de vaca para aquellos que sean intolerantes a la lactosa
  • Al contrario de la leche de vaca, que provoca malas digestiones, y por tanto gases y malestar, la leche de almendras es de fácil digestión
  • Tiene menos colesterol que la leche de vaca ya que es una leche vegetal
  • Tiene menos calorías que la leche de vaca
  • Contiene vitamina D, E y A, proteínas, omega 6, zinc, calcio, hierro, magnesio y potasio
  • Contiene vitamina B2, que fortalece uñas, pelo e hidrata la piel
  • Está dulce, tiene consistencia y tiene buen sabor

 

¿Cómo puedo preparar leche de almendras?

La leche de almendras puedes comprarla en tetra-bricks en el supermercado del mismo modo que compras la leche de vaca. Debido al alto índice de intolerantes a la lactosa, la industria ha lanzado al mercado varias marcas de preparado de leche de almendras. El único problema que tienen es que su precio es aún demasiado elevado. Pero no te preocupes, hay más opciones.

Otra opción que encontrarás en tu supermercado son unos tarros de crema de almendra con edulcorante. Se preparan añadiendo una cucharada de esa crema a un vaso de agua caliente. Se disuelve enseguida y se toma.

Una tercera opción que he encontrado en Italia pero no sé si hay en otras partes del mundo es comprar pasta de almendras (aquí la llaman “pasta di mandorla”). Sabe a mazapán y la textura es muy muy parecida a un mazapán, solo que el color es más blanquecino (mirar foto de la cabecera del artículo). Se prepara añadiendo 200 gramos de la pasta a un litro de agua hirviendo. Una vez disuelto ya se puede tomar.

La cuarta opción es preparar la leche de almendras desde cero.

Pasos:

  1. Deposita una taza de almendras en tres vasos de agua. Agrégale una cucharada de esencia de vainilla. Déjalo reposar toda la noche.
  2. Si han pasado más de doce horas y ves que las almendras están tiernas, pásalo todo por la licuadora.
  3. Añade una pizca de sal y azúcar al gusto.
  4. Si te da igual que pierda buena parte de sus nutrientes y quieres una textura más fina, pasa la leche por un colador.
  5. ¡Ya está lista para tomar!

 

 



Publicado por
Publicado el

No hay comentarios!

Deja un comentario

Note: Los comentarios en esta pagina son del punto de vista de los autores, y no necesariamente los de los administradores de Comosehaceencasa.com. Se ruega no usar profanidades, adoptar conductas inapropiadas o hacer spam. Nos reservamos el derecho a eliminar comentarios sin aviso previo si incumplen estas condiciones.

*
*