Hacer mermelada en casa

Hacer mermelada en casa

Una manera de ahorrar, de entretener a tus hijos (y a ti mismo/a), de comer más natural y de darle un gusto al paladar es preparar mermelada de frutas en tu casa. Antiguamente muchos tenían un pequeño huerto con frutales y preparar conservas era algo de lo más habitual, sin embargo, ahora que la mayoría vivimos en ciudades, que nuestros padres y abuelos vendieron o dejaron de cultivar los terrenos que tenían, ya se ha perdido esa práctica. Con el cambio de vida, lo que hacemos es ir al supermercado y comprar ese tarro de mermelada llena de colorantes, conservantes, aromas artificiales, acidulantes también artificiales y para colmo con un contenido en fruta reducidísimo. Es también una actividad bonita para hacer con tus hijos, es algo sencillo, que puedes compartir con ellos de principio a fin, y de paso les conciencias de lo saludable que es comer natural, les enseñas a encontrar la diferencia a nivel de gusto entre lo natural y lo industrializado, y compartís un momento agradable juntos. Añadiremos además que si sois bastantes en casa, tenéis el hábito de desayunar a lo francés (tostadas con mantequilla y mermelada)  y el tarro de mermelada os dura tres días, verás que puedes ahorrar algo de dinero preparando la mermelada en casa.

¿Cómo hacer mermelada en casa?

En este caso la fruta que he usado son las moras silvestres, pues es Agosto, están en su punto de maduración óptimo y los campos están llenos de zarzas repletas de ellas. Puedes ir con tus hijos y pasar el día en el campo recogiendo moras en una cesta, les encantará. Si vives en el centro de París y te es difícil trasladarte a las afueras, o no es época de la fruta que te apetece comer, sencillamente baja a la frutería y pide un kg de la fruta que prefieras.   Ingredientes para un bote de mermelada: 300 gr de moras (o de la fruta que más te guste) 400 gr de azúcar 1 vaso de vinagre de manzana (en su defecto, el jugo de un limón) 1 vaso de agua 1 envase de vidrio para contenerla (recíclalo, puede servirte el de un bote de olivas, el vaso de la nocilla o cualquier otro que tengas a mano)   Preparación

  1. Lava la fruta superficialmente, sólo para quitarle el polvo o la presencia de pesticidas si la has comprado.
  2. Corta la fruta en trozos lo más pequeños que puedas (en el caso de las moras no es necesario)
  3. Ponla en un bol con el azúcar y déjala macerar durante tres horas.
  4. Pon un cazo en el fuego, a intensidad media, echa la fruta y el agua. Deja que hierva y se deshaga, ve removiendo hasta que quede la textura semilíquida de la mermelada.
  5. Deja reposar la mermelada 5 minutos y la viertes en el tarro de vidrio. Ten cuidado de cerrarlo bien y, voilà! Cuando enfríe, pones un plato con unas tostaditas calientes con mermelada por encima y a disfrutar.

 

 



Publicado por
Publicado el