Mi niño se hace pipí en la cama. Causas de la enuresis

Mi niño se hace pipí en la cama. Causas de la enuresis

A la edad de 2 o 3 años, nos damos cuenta de que podemos controlar nuestra vejiga. El 10% de los niños se tomará unos años más, hasta que ya no se orinen por la noche. Durante mucho tiempo se ha dicho que el hacerse pipí en la cama era algo puramente psicológico, y aunque es uno de los posibles motivos, no se puede generalizar, hay otras muchas causas que también pueden afectar a los niños y hacer que ese control de la orina se produzca más tarde. Sin embargo, el principal motivo es físico.

Lo primero que un médico preguntaría a un niño que no puede dejar de hacerse pipí en la cama es con cuanta frecuencia ocurre (es importante para saber qué lo desencadena y en qué grado se sufre el problema), y también si ya ha pasado en la familia, pues es un rasgo genético. Si uno de los padres tuvo este problema de niño, tiene un 30% de probabilidades de que su hijo padezca el mismo trastorno. Si da la casualidad de que los dos padres han tenido enuresis nocturna en su infancia, las probabilidades de que esto sea heredado por su hijo ascienden al 50%.

¿A qué se debe la enuresis?

Aproximadamente en el tercer año de vida aparece la hormona antidiurética, la ADH. La formación de la glándula pituitaria es la que segrega esta hormona, y esta hormona es lo que hace que el niño produzca menos orina. Gracias a este proceso podemos dormir más profundamente y durante períodos más largos. Los niños con enuresis tienen una producción de esta hormona más baja o sencillamente aún no ha empezado a desarrollarse en ellos. Pero éste no es el único problema, porque si el único problema fuera una mayor producción de orina, el niño se despertaría para ir a hacer pipi a su orinal más veces y ya está.
Un problema asociado a la menor producción de ADH es la incapacidad para despertarse por sí solos cuando tienen la vejiga llena. Esto se consigue a medida que el cuerpo y el cerebro del niño van madurando y ese proceso puede ser más lento o más largo en función de la actitud de los padres.
Si los padres son muy protectores esa maduración se ralentiza.
Si los padres no saben poner límites a sus hijos también es un problema.
Si se castiga al niño por hacerse pipí (algo que nunca debe hacerse, como tampoco se debe ridiculizarlo o hacerle sentir mal por ello). La idea es ayudarlo a que se motive por sí mismo a controlar su pipi.

Lo que sí pueden hacer los padres para evitar que el niño se haga pipí:

Dejarle una muda al niño para que él mismo pueda cambiarse si se hace pipí.
No ponerle pañales para que aprenda a tomar conciencia de su falta de control en cuanto al pipi.
Evitar que el niño tome agua durante la noche en la medida de lo posible.
Ayudarle a hacer ejercicios pélvicos para reforzar su control.

 

 



Publicado por
Publicado el

No hay comentarios!

Deja un comentario

Note: Los comentarios en esta pagina son del punto de vista de los autores, y no necesariamente los de los administradores de Comosehaceencasa.com. Se ruega no usar profanidades, adoptar conductas inapropiadas o hacer spam. Nos reservamos el derecho a eliminar comentarios sin aviso previo si incumplen estas condiciones.

*
*