Crepes

Crepes

Pocas cosas hay más suculentas que una buena crêpe, y es que los que hemos viajado a Francia conocemos de sobra la calidad que tienen como reposteros. Saladas o dulces, las crepes son perfectas para cualquier hora del día, para el desayuno, para la merienda e incluso para la comida o la cena si las acompañamos de una buena ensalada. Puedes rellenarlas de mil maneras: con frutas, mermeladas, chocolate, quesos, nata, embutidos, salmón ahumado, espinacas, rúcula, frutos secos, canela, vainilla… todo depende de tu imaginación. En este truco os explicamos cómo hacer la masa para que podáis prepararos unas buenas crepes en casa.

 

Ingredientes para 4 crepes:

270gr de harina

60gr de mantequilla

3 huevos

250ml de leche (otros emplean agua. El gusto varía un poco, es menos meloso, pero a cambio tiene más consistencia)

sal

 

Preparación:

  1. Bate los huevos bien en un bol, añade el agua, la harina, y la sal. Mézclalo bien.
  2. Enciende el fuego y ponlo a intensidad baja. Engrasa la sartén con un poco de mantequilla y cuando la mantequilla esté caliente, echa un cucharón de la mezcla en la sartén. Levanta la sartén del fuego con una mano y la volteas para que la masa se reparta bien por toda la superficie y quede al mismo nivel de grosor tanto en el centro como en los bordes de la crêpe.
  3. Si eres un poco hábil, lo ideal para dar la vuelta a la crêpe es voltearla en el aire, pero no todos hemos desarrollado esa destreza, así que tendremos que hacer uso de utensilios que nos ayuden sin rallar la sartén ni destrozar las crepes. Si tienes una crepera, muchos se ayudan de una lámina de metal alargada y con mango para darle la vuelta, pero si lo haces en una sartén convencional esta herramienta no te servirá, así que tendrás que utilizar una rasera o una pala de madera plana. No esperes mucho a darle la vuelta o se te quemará, justo cuando veas que el huevo se ha cuajado, dale la vuelta y cocina la otra cara durante unos segundos. Se cocinan muy rápido así que no te entretengas preparando nada más o lo más probable es que se te quemen.
  4. Rellénalas con los ingredientes que más te gusten. La clásica crêpe dulce lleva azúcar espolvoreado por encima (aunque algunos también le añaden un poco de canela). La clásica crêpe salada lleva una lámina de queso y otra de jamón dulce. Ambas están de vicio, así que no hace falta que te compliques para disfrutar de unas buenas crepes francesas.
  5. Toma de un extremo la crêpe y enróllala en tres giros. No se enrollan como canutos, sino a dobleces amplias. Cómelas calientes que es cuando están más buenas.

 

 



Publicado por
Publicado el

No hay comentarios!

Deja un comentario

Note: Los comentarios en esta pagina son del punto de vista de los autores, y no necesariamente los de los administradores de Comosehaceencasa.com. Se ruega no usar profanidades, adoptar conductas inapropiadas o hacer spam. Nos reservamos el derecho a eliminar comentarios sin aviso previo si incumplen estas condiciones.

*
*