Aprende a conservar verduras y frutas en buen estado por más tiempo

Aprende a conservar verduras y frutas en buen estado por más tiempo

Todos sabemos que cuanto antes consumas las verduras y frutas frescas que compres en el mercado, mejor. El deterioro de un vegetal una vez lo hayas cortado de su planta es rápido, especialmente si no lo recolectas tú mismo de tu huerto sino que lo has comprado en unos almacenes o en el mercado. No sabemos cuánto tiempo ha pasado desde la recolección de ese fruto,  y aunque parezca estar en buen estado a causa de haber sido almacenado durante días en una cámara frigorífica, una vez esté a temperatura ambiente, su descomposición se acelera cada hora que pasa.

Si nada más comprar los vegetales los consumiéramos esa misma tarde o al día siguiente, no necesitaríamos hacer gran cosa, pero lo más común es que hagas una compra semanal -e incluso a veces de más días- y no puedas estar comprando alimentos frescos cada día en el mercado.

Para conservar verduras y frutas en buen estado durante el máximo de tiempo posible, hay que conocer algunas leyes de conservación, en especial de la temperatura a la que necesita estar cada verdura y fruta.

Una ley general es conservar los alimentos a temperatura ambiente (siempre que estés en un lugar de clima fresco) en lugares donde no reciban luz directa ni corrientes de aire, por lo que si tienes un sótano o un cobertizo anexado a tu casa, ese es el mejor lugar donde colocarlos. Si vives en un lugar de clima muy cálido necesitarás un refrigerador.

Un consejo importante es no mezclar nunca verduras y frutas en el mismo contenedor, y es que las frutas liberan gas etileno, y este gas acelera la descomposición de las verduras. A su vez, debes tener cuidado con mezclar frutas, pues algunas liberan un concentrado especialmente alto de este gas, y esto hará madurar al resto de frutas que estén en el mismo canasto. En general cualquier fruta muy madura libera concentraciones altas de etileno, pero son las manzanas, los higos, el melón y los albaricoques los que más etileno liberan de forma natural. Mantén estas frutas separadas del resto: para ello utiliza bolsas o contenedores de plástico transpirables.

Los plátanos no se pueden almacenar en la nevera, de hecho es fácil comprobar lo rápido que se deterioran con el frío y es que la piel se tornará oscura en pocas horas o incluso en varios minutos. Los plátanos no son los únicos vegetales cuyo sabor y textura se ven afectados con el frío. Los tomates, los aguacates, los melocotones, nectarinas, peras y ciruelas pierden su sabor natural en la nevera, por lo que si te ves obligada/o a conservarlos en la nevera, recuerda sacarlas un rato antes de las comidas.

Ahora que sabes que la fruta libera gas etileno, puedes utilizarlo a tu favor si has comprado frutas o verduras que necesitan madurarse. Coloca esos kiwis aún duros con una manzana o un plátano maduro y verás cómo se reblandecen rápidamente.

 

 Tiempo de conservación de las verduras a 0 grados:

Espinacas: 10 días

Cebollas: 200 días

Espárragos: 14 días

Apio: 28 días

Coles de Bruselas: 30 días

Rábanos: 7 días

Setas: 5 días

Lechuga: 10 días

Zanahorias: 80 días

Coliflor: 30 días

Brócoli: 14 días

Canónigos: 20 días

 

Verduras sensibles al frío (Mejor no conservarlas en la nevera):

Judías verdes: Entre 7 y 8 grados permanecen estables 8 días.

Pepinos: Entre 7 y 10 grados, 10 días

Patatas: Entre 4 y 7 grados, 50 días

Calabazas: Entre 4 y 7 grados, 30 días

Pimientos: Entre 7 y 10 grados, 20 días

Tomates: Entre 8 y 10 grados, 10 días

Calabacín: A 10 grados, 14 días

 



Publicado por
Publicado el

No hay comentarios!

Deja un comentario

Note: Los comentarios en esta pagina son del punto de vista de los autores, y no necesariamente los de los administradores de Comosehaceencasa.com. Se ruega no usar profanidades, adoptar conductas inapropiadas o hacer spam. Nos reservamos el derecho a eliminar comentarios sin aviso previo si incumplen estas condiciones.

*
*