Colocar baldosas nuevas del suelo

Las baldosas de cerámica del suelo se pueden romper ante la caída de cualquier objeto pesado, también se deterioran poco a poco a medida que van transcurriendo los años, tanto por las pisadas de los zapatos como por productos de limpieza corrosivos. Por esta razón, siempre es conveniente guardar algunas baldosas de repuesto en el momento en que las compramos. Colocar baldosas nuevas o cambiar las rotas o gastadas es un proceso realmente sencillo: quitaremos la baldosa dañada con cuidado, retirando previamente el cemento de las juntas con una espátula. Cuando hayas quitado el cemento, rompe la baldosa con un punzón, martillo o una sierra circular. Limpia bien la zona y adhiere la nueva baldosa con el cemento o masilla del mismo color que la que pusiste originalmente.

 

 



Publicado por
Publicado el