Canta para ser más feliz

Canta para ser más feliz

Solemos pensar que uno canta cuando se siente feliz, sin embargo, lo que no sabemos es que podemos generar esa sensación de felicidad a través del canto.

Sí, puedes ser más feliz cantando, y es que cuando cantamos, nuestro sistema nervioso y nuestra mente en general se serena. Cantar produce los mismos efectos que la meditación en nuestro cerebro y, si lo analizamos bien, observamos que prácticamente todas las religiones hacen uso de estos efectos neuronales por medio de la oración. Cuando rezamos, ya sea a un tono susurrante como ocurre en una iglesia católica europea, o a un tono mucho más alto como en las iglesias americanas frecuentadas por ciudadanos negros, lo que hacemos es recitar, producir melodías con la voz y concentrarnos en ello. El canto tiene la capacidad de situarnos en el momento presente, en el ahora, de alejarnos del temor hacia lo futuro (¿Por qué crees sino que se usaba en las marchas militares?) y de alejarnos también del pasado. Lo que cantamos es lo que sentimos ahora, en este preciso momento, sin importar la temática.

La música es tan importante para el ser humano que todas las culturas del mundo la usan. Sin importar si eres europeo, africano, americano, asiático o eres un indígena de Oceanía, seguro que en más de una ocasión has tenido la necesidad de cantar. Lo cierto es que se trata de un lenguaje universal, algo con lo que puedes transmitir tu estado anímico y pueden entenderte sin necesidad de compartir el mismo idioma.

La musicoterapia produce efectos increíblemente positivos en bebés, personas ancianas o con problemas psíquicos como ocurre con aquellos que padecen autismo o retrasos mentales. De hecho, es especialmente importante para aquellos que sufren depresiones crónicas o si simplemente estás atravesando una etapa difícil de tu vida. La música por sí sola es capaz de animarte, de darte fuerza, o de relajarte y mejorar tu concentración. Cantar ayuda a liberar las tensiones del cuerpo, a oxigenar la sangre, reducir el estrés y sobre todo de hacer que segregues muchas endorfinas.

Prueba a cantar mientras vas en el coche o limpias en casa, no importa que creas que cantas mal, para tu cuerpo y tu mente es medicina de la mejor calidad. Si te animas, puedes apuntarte a clases de canto o apuntarte a alguna coral. Escoge el tipo de música que más te emocione y te guste y disfruta como nunca.

En este vídeo te mostramos la muestra de cante de dos de nuestros amigos, dos apasionados y profesionales del flamenco con muchísimo arte.

 

 



Publicado por
Publicado el

No hay comentarios!

Deja un comentario

Note: Los comentarios en esta pagina son del punto de vista de los autores, y no necesariamente los de los administradores de Comosehaceencasa.com. Se ruega no usar profanidades, adoptar conductas inapropiadas o hacer spam. Nos reservamos el derecho a eliminar comentarios sin aviso previo si incumplen estas condiciones.

*
*