Cambiar un enchufe es fácil

Cambiar un enchufe es fácil

Cambiar un enchufe, esa es la cuestión.

Parece algo banal, pero cuando un enchufe del hogar deja de funcionar, lo mejor es cambiarlo por otro nuevo. Esto suele ocurrir por el uso continuado del mismo, en especial si cuando retiramos la clavija de los enchufes tiramos del cable bruscamente, cosa que puede provocar cortocircuitos.

Lo primero que hay que hacer es ir a comprar un enchufe nuevo (llévate el antiguo a la tienda para tener una referencia). Cuando vayas a empezar a manipular la corriente, corta el suministro de electricidad. Seguidamente, desatornilla y retira la tapa del enchufe. Piensa que algunas piezas son armazones de vista sujetos a presión que tendrás que retirar aplicando un poco de fuerza.

Cuando llegues a la estructura metálica interna del enchufe, la extraes con cuidado desenroscando los tornillos que la sujetan a la pared, haciendo después palanca con un destornillador plano. Ahora verifica las conexiones entre cables y conductores: comprueba que están todos los cables sujetos, que no se haya soltado ninguno, y que exista una buena conexión entre los tornillos y el alambre pelado de cada cable. Vigila que todo esté bien unido. Si sigue fallando el enchufe, o se ha producido alguna fundición, quizás ha cambiado de color, entonces sustitúyelo por el nuevo.

Desatornilla todos los cables, extrae el enchufe antiguo y vuelve a empalmar los cables en el enchufe que compraste. El cable a tierra, de color amarillo y verde, debe conectarse con el tornillo central. Los otros dos  cables no respetan ningún orden. Una vez lo hayas hecho, vuelve a colocar todo en la pared y pon la carcasa del enchufe. Finalmente verifica que funcione.

 

 



Publicado por
Publicado el