Burritos mejicanos: cómo hacer tortillas

Burritos mejicanos: cómo hacer tortillas

Si alguna vez fuiste a Méjico o a un restaurante mejicano, sabrás que algo básico de su cocina son las tortillas. Unas tortas redondas y finas de pan con las que enrollan los alimentos que van a comer. A estos enrollados los llaman burritos.

Lo cierto es que esta forma de cocinar el pan se practica desde la antigüedad y es el alimento primario en muchas culturas. Por ejemplo en la India puedes encontrar “naans” y en Pakistan “chapatis”. En los países árabes también se preparan los kebabs con este tipo de pan, y en Italia se venden las “piadinas” que son esencialmente lo mismo.

En casa las hacemos y nos encantan a todos. Los puedes combinar con mil alimentos y normalmente son más apetecibles que comer la carne y las verduras solas. Os animo de verdad a que tratéis de hacerlas en casa. Lo único que os aconsejo desde ya es que la harina sea de la mejor calidad posible, a poder ser de trigo duro número 0.

Ingredientes para hacer 10 tortillas para burritos:

1kg de harina de semolina de trigo

2 vasos de agua caliente

2 cucharadas de sal

Aceite de oliva

Preparación:

En un bol añade la harina, la sal y el agua, remueve bien y amasa durante cinco minutos.

masa-para-tortillas-mejicanas-comosehaceencasa

Haz bolas del tamaño de un huevo grande y con ayuda de un rodillo aplánalas hasta que queden bien finas. Para ello ten la superficie de la mesa bien enharinada y ves alternando el aplanado de las caras de la masa. Es decir, primero estiras una cara un poco con el rodillo, le das la vuelta a la masa, le echas harina por encima y vuelves a pasarle el rodillo, le das la vuelta otra vez, le echas harina y la rotas antes de pasarle el rodillo. Y así hasta que quede bien redondita y fina.

amasar-tortillas

Rota las tortillas a medida que las amases

En una sartén con aceite caliente echas la masa. Cuando veas que ya se ha tostado un poco por abajo –esto tarda un minuto o menos- le das la vuelta. Lo ideal es que la hagas voltear en el aire, sino ayúdate de una espátula de madera. Cuando esté hecha esa cara, la sacas y las vas dejando en un plato.

 

Echas todas las tortillas, cúbrelas con un paño para que mantengan el calor. Están deliciosas cuando las comes recién hechas. Si las cubres bien, pueden durarte todo el día en perfecto estado, incluso para el desayuno de la mañana siguiente. En ese tiempo, si quieres comerlas calentitas, puedes meterlas unos diez segundos en el microondas y listo.



Publicado por
Publicado el